¡¡¡TOLERANCIA “CERO” A CUALQUIER TIPO DE VIOLENCIA (“MOBBING”) Y/O RIESGO PSICO-SOCIAL EN LOS LUGARES DE TRABAJO!!!

¡Toda mi admiración, reconocimiento, apoyo y solidaridad a los trabajadores, tanto de USO como UGT, quienes -creo y afirmo: ejemplarmente- han salido en defensa de sus compañeros de empresa con las acciones de protesta que han venido poniendo en práctica  hasta el día de ayer! Sorprende mucho más -porque no es práctica habitual- que sea un delegado de Prevención de Riesgos Laborales, en esta ocasión de EMAYA (Miguel Romero) y un delegado de UGT quienes den la cara y se pongan al frente de todas las reivindicaciones de los trabajadores de una empresa: ¡mi enhorabuena a ellos!, que han conseguido -si bien, transcurriendo más tiempo del deseable- con el concurso de la mediación final y determinante del Alcalde de Palma Sr. Mateu Isern garantías para que deje de producirse, y no ocurra nunca jamás en su lugar de trabajo, cualquier forma de acoso laboral, hostigamiento, trato degradante, denigrante, daño moral, maltrato psicológico (psico-terrorismo); en definitiva, cualquier forma de violencia (“mobbing”) o riesgo psico-social alguno.

Frente al abuso de poder, impunidad, denunciable apoyo a los acosadores, violentos, por parte de algunas empresas, administraciones, instituciones…, se debe imponer y priorizarse, dentro de las pertinentes medidas preventivas  para que se destierren esas reprobables, detestables conductas de violencia, y a quienes las practican y ejercen (verdaderos “monstruos del trabajo”) la denominada “PREVENCION ÉTICA”: ¡acabar con la indiferencia y “neutralidad ética”, factores favorecedores de la violencia laboral, que no hacen más que alimentar el ambiente tóxico-laboral creado!

¡La ética debe ser el primer ariete en contra de la violencia en los lugares de trabajo!, dado que es contrario a la ética mantener una postura de desconexión con los trabajadores, de desinformación o falta de información (incomunicación): ¡únicamente así podrá ser prevenida la violencia en los lugares de trabajo! Por ende, sólo la participación deseada, inexcusable e ineludible  de los mismos contribuirá a resolver este grave problema de salud pública y auténtica “epidemia silenciosa” de final del siglo pasado e inicial del actual, como también lo fue -afortunadamente hace muchos años- la violencia doméstica o de género.

Apoyar a los trabajadores víctimas o acosados quiere decir, debe significar hacer frente, tomar partido contra los violentos, identificarlos, denunciarlos para que puedan ser reprendidos e incluso expulsados de los lugares de trabajo (siempre que se demuestre la culpabilidad de sus perversas conductas) por las empresas, administraciones públicas y de justicia. De ahí mi amplia satisfacción y alegría por el papel fundamental jugado por las personas que no han dudado en defender a los trabajadores de EMAYA, aún a riesgo de sufrir discriminación o represalias, y porque -lo repito una vez más- ciertamente son los servicios de Prevención de Riesgos Laborales, direcciones de Salud Laboral, Empresas, Sindicatos, Instituciones, Inspecciones de trabajo, Administraciones públicas y Tribunales de Justicia quienes tienen que desempeñar y llevar a cabo ese papel. Solamente así funcionará el sistema preventivo: mediante la exigencia de un compromiso expreso, de modo que nadie ponga en duda el derecho de los trabajadores a una protección eficaz; es decir, se conseguirá la tutela del trabajador acosado no sólo en su dimensión correctora o reparadora de los derechos y sufrimiento infligidos, sino también en la preventiva, que debe encuadrarse en el ordenamiento de la salud y seguridad en el trabajo.

POSTDATA.  Me pongo a disposición de todos, mediante una doble perspectiva de información y formación, con  mi libro / manual / ensayo: Acoso moral, psicológico y laboral. “Mobbing”. ¿Violencia en el lugar de trabajo? Los monstruos del trabajo, donde desde algunas de sus páginas y argumentos, he extraído varias reflexiones para redactar esta nueva entrada a mi blog a modo de homenaje a cuantas personas han conseguido su objetivo y nos han recordado de nuevo y para siempre: ¡¡¡TOLERANCIA “CERO” A CUALQUIER TIPO DE VIOLENCIA (“MOBBING”) Y/O RIESGO PSICO-SOCIAL EN LOS LUGARES DE TRABAJO!!!

Para finalizar, espero vuestra asistencia y participación en futuros actos de difusión del libro: el primero en la sede del Sindicato Médico de Baleares (SIMEBAL) pendiente de fijar fecha -casi con toda seguridad en alguna de las próximas semanas-. Sí confirmaros la fecha del día 11 de abril de 2012, a las 19 horas, en la sede del Club Diario de Mallorca; quedan asimismo pendientes, de momento, los a celebrar en el Colegio de Psicólogos y de Abogados así como en la UIB (Universidad de las Islas Baleares).

 

About the autor:

Especialista en Medicina de Familia y Pediatría. Máster en Psicología Clínica y Psicoterapia

Esta Web utiliza cookies para mejorar la navegación. Si continúa navegando, entendemos que acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies