DESDE MI ATALAYA DIGITAL (XXXI). ESPERANZA, TRANQUILIDAD Y RESPETO A LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA Y LA LEGALIDAD VIGENTE

TRANQUILIDAD Y ESPERANZA ANTE EL FUTURO DESEADO DE UNIDAD DE TODOS LOS ESPAÑOLES ANTE EL DESAFÍO INDEPENDENTISTA

Es muy difícil condenar sólo el delito y compadecerse de los delincuentes, a pesar de que reiteradamente se les ha advertido de las consecuencias penales en el caso de la declaración de la independencia de Cataluña, por la desobediencia de la legalidad vigente y del estado de derecho en España, el incumplimiento de La Constitución a pesar de las advertencias reiteradas, y sobre todo por el circo que supuso la falta de respeto democrático a los demás partidos, al parlamento catalán, al cargarse la autonomía catalana y realizar un referendum ilegal, no reconocido por ningún país del mundo democrático, ni tampoco la declaración de independencia

Sí es muy satisfactorio y loable el apoyo al gobierno español de todos esos países tras las primeras medidas aplicadas del art. 155 de La Constitución española. Acompaño esta nueva entrada con el icono de la tristeza y la pena que me produce su futuro político, personal y humano, aunque nunca estaré de acuerdo, al igual que me ocurre con cualquier persona, con su fanatismo y su zurrón repleto de falsedades -también históricas-, falacias o mentiras, hipocresía, rencor, odio y victimismo y cinismo en sus discursos de independencia, en definitiva manipulación perversa de la verdad histórica y actual, en especial durante todo el tiempo que ha durado el triste y lamentable tiempo que ha durado el denominado “procés”,  del Govern de Catalunya, de todos, todas las instituciones que lo han hecho posible hasta la puesta en marcha del art. 155 de La Constitución Española.

Tranquilidad, esperanza, ante el futuro deseado de unidad de todos los españoles, de la mayoría de españoles catalanes e incluso de los 10.000 habitantes del Valle de Arán. JDS.        😥.   

Si estás de acuerdo, COMPARTE.

Publié par Postureo Andaluz sur vendredi 27 octobre 2017

About the autor:

Especialista en Medicina de Familia y Pediatría. Máster en Psicología Clínica y Psicoterapia